3 Remedios para el tratamiento de cálculos renales

Un cálculo renal o una piedra en el riñón es un depósito de cristales de minerales, que se acumulan en el riñón o en el tracto urinario; es una afección muy dolorosa, que provoca dolor abdominal, en el costado o en los riñones, que produce naúseas y vómitos, deseo frecuente de orinar, ardor, dolor en los genitales y sangre en la orina.
El uso de remedios de origen vegetal se remonta a la época prehistórica y es una de las formas más extendidas de medicina, presente, virtualmente, en todas las culturas conocidas.
Son plantas que por su composición química ayudan a prevenir los cálculos renales, así como para ayudarnos en caso de cólicos.
“Deje que los alimentos sean su medicina y que la medicina sea su alimento” ~Hipócrates

El buchú

El buchú es una hierba aromática endémica de las montañas de la Provincia Occidental de Cape Town en Sudáfrica.
Al buchú se le ha clasificado dentro de las Rutaceae, género Agathosma, aunque antes fue conocido como Barosma betulina. No es una casualidad esta familiaridad con la Ruta graveolens, cuyas propiedades no dejan de asombrarnos según su concentración.
Composición química activa: Los principales componentes químicos activos son aceites esenciales de A. betulina: Limoneno , Mentona, Isomentona , Isopulegona , Pulegona , Diophenol , p- Diosfenol , c- Mercaptone , t – Mercaptone , y de A. Crenulata: Limoneno , Mentona, Isomentona , Isopulegona , Pulegona , Diophenol , p- Diosfenol , c- Mercaptone , t – Mercaptone , c- Acetylthiol , t – Acetylthiol. Ambos componentes son utilizados por la medicina internacional y reconocidos por la Farmacopea Martingdales británica.
La Crenulata, sin embargo, no es recomendable para uso medicinal debido a su alto contenido en Pulegona, entre 31,6% – 73,2%, frente al 2,4% – 4,5% de la A. betulina. La Pulegona es hepatotóxica y, por lo tanto, puede causar daños en el hígado en dosis altas durante un largo período.
Hay dos quimotipos en la A. betulina: un diosfenol y un isomentona .
El quimiotipo diosfenol contiene una alta cantidad de contenido diosfenol y un bajo contenido de isomentona y mentona. El quimiotipo isomentona tiene un alto contenido isomentona, de más de 31%; mentona, del 27%, y baja en diosfenol, concentraciones de menos de 0,14%. Ambos quimiotipos contienen menos de 5% de pulegona.
El quimiotipo isomentona se encuentra principalmente en las partes de las Montañas Piketberg de Ciudad del Cabo, en las laderas del norte y del oeste, mientras que las distribuciones del quimiotipo diosfenol se encuentran principalmente en las montañas de los alrededores de Citrusdal; pero el quimiotipo diosfenol también se encuentra en Piketberg, así como en Cedarberg.

La gayuba
La Arctostaphylos uva-ursi es una especie de planta del género Arctostaphylos (ericácea, como el brezo). Las hojas de este arbusto pequeño se han utilizado en la medicina popular a base de hierbas durante siglos como un diurético suave y astringente y en el tratamiento de infecciones del tracto urinario, como la cistitis, uretritis, nefritis, pielitis y pielonefritis. La Gayuba uva-ursi puede ayudar a reducir la acumulación de ácido úrico y aliviar el dolor de los cálculos en la vejiga. La gayuba también es útil para la diarrea crónica. Como suplemento nutricional y relajante muscular, fortalece y refuerza los tejidos irritados e inflamados.
Ha sido recolectada desde tiempos inmemoriales por los pastores del Pirineo y exportado a Mallorca en planta seca como especie culinaria.
Las partes utilizadas son las hojas y el fruto.
Componentes activos: Contiene abundantes taninos gálicos (10%). Heterósidos hidroquinónicos: arbutósido (8-10%), metil arbutósido. Pigmentos flavónicos derivados del quercetol. Abundantes triterpenos pentacíclicos: ácido ursólico, uvaol. Alantoína. Según la R.F.E., la droga seca debe de contener al menos un 8% de derivados hidroquinónicos, expresados como arbutina anhidra. Otras fuentes: glucósidos (arbutina y metilarbutina), ericolina, ursina, taninos, ácido gálico, ácido cítrico, esencia de quercetina.
Propiedades: diurético, astringente, antiséptico, bronquítico, desinfectante y colorante.
Entre sus cualidades más interesantes, nos encontramos con que es una opción natural beneficiosa en caso de retención de líquidos, al ayudar a disolver los cálculos renales al normalizar la orina, evitando así que se produzcan infecciones o inflamaciones que pudieran derivar en la aparición de piedras.
Principios activos.
Llaman la atención dos principios que van a ser útiles en nuestro preparado popular y que justifican nuestro uso: la alantoina, capaz de regenerar tejidos epiteliales dañados por las piedras desde los tejidos epiteliales de los conductos renales hasta el mismo riñón; el arbutósido, que se hidroliza por la acción de la flora bacteriana intestinal y se libera por vía renal, donde tiene su lugar de acción.
La gayuba ha sido aprobada para el tratamiento de la inflamación del tracto urinario inferior por la Comisión E. del Instituto Federal Alemán de Medicamentos y Productos Sanitarios, que es la agencia gubernamental alemana que evalúa la seguridad y eficacia de los productos a base de hierbas medicinales.
Su uso en la cocina: el fruto maduro de la gayuba, de pulpa farinácea y amarga, no es prácticamente comestible; pero, si por su sabor poco agradable no se consume al natural, resulta en cambio apropiado para la preparación de gelatinas y mermeladas.

Hierba de San Basilio
La Ocimum basilicum (albahaca blanca o tulsi), perteneciente a la familia de las Labiadas, es uno de los representantes del género que se obtiene de extensiones cultivadas para su comercialización en diferentes partes del mundo (Balder G, Sinha GK. Studies on some important Species of Ocimum. Unido Expert, A-12, Vikas Puri, New Delhi-110018. Indian 1983:197-205).
Se ha comprobado in vitro su actividad antimicótica: el extracto acuoso es activo contra S. aureus; el aceite esencial es activo contra patógenos humanos, como bacterias (E. coli, P. auruginosas), hongos (C. albi-cans) y hongos fitopatógenos (Alternaria sp., Penisillium digitatum), entre otros.

Poder curativo

Fiebre y catarros
Al parecer, las hojas de la hierba de San Basilio son muy eficaces para tratar la fiebre causada por distintos males. El jugo de las hojas se emplea para reducir la temperatura corporal. Basta extraerlo y disolverlo en agua fresca, tomándolo cada 2 o 3 horas. Un remedio muy bueno en caso de fiebre alta es preparar una decocción con sus hojas, cardamomo molido y un litro de agua, y luego mezclar con azúcar y leche.
Su infusión, preparada con las hojas de esta planta, previene enfermedades como el dengue y la malaria. Mascar sus hojas alivia los catarros y las gripes.
Tos
Muchos jarabes y expectorantes aryuvédicos utilizan esta planta entre sus componentes, ya que ayuda a eliminar la flema en la bronquitis y el asma, así como a aliviar la tos.
Dolor de garganta
Cuando hay dolor de garganta, un tratamiento eficaz es hervir las hojas en agua y tomar dicho brebaje. También se pueden hacer gárgaras con el mismo remedio.
Trastornos respiratorios
Esta planta es excelente para tratar la mayoría de los trastornos respiratorios. Para la bronquitis, el asma y los resfriados se debe preparar una cocción de las hojas con jengibre y miel.
Cálculos renales
Como efecto curativo en los riñones, su jugo mezclado con miel es recomendable en los casos de cálculos renales. Si se toma durante seis meses, se expulsan las piedras.
Estrés
Sus hojas constituyen un poderoso agente anti-estrés. Se considera saludable mascar 12 hojas dos veces al día, para prevenir el estrés. Además de que desintoxica la sangre, fortalece el organismo y previene de enfermedades.
Picaduras de insectos
Esta hierba es preventiva y cura las picaduras de insectos. Se debe tomar una cucharadita de jugo de sus hojas y repetir unas horas más tarde. También se puede aplicar el jugo fresco sobre las picaduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *